martes, 7 de mayo de 2013

De interés para aspirantes a docentes…….



La profesión Docente

Definiciones de profesión:


-Una profesión es una ocupación que requiere de conocimiento especializado y  profesional. Es una actividad especializada del trabajo en la sociedad. A quien la ejerce se le denomina profesional.

-Es el empleo o trabajo que alguien ejerce y por el que recibe una retribución económica.

-Es una actividad que sirve de medio de vida y que determina el ingreso profesional.

-Las profesiones son aquellas requieren de un conocimiento especializado, una capacitación educativa de alto nivel, control sobre el contenido del trabajo, organización propia, auto-regulación, altruismo, espíritu de servicio a la comunidad y elevadas normas éticas.


-La profesión es definida como una disciplina, se adhieren a patrones éticos establecidos; que son aceptados por la sociedad como los poseedores de un conocimiento y habilidades especiales obtenidas en un proceso de aprendizaje reconocido y derivado de la investigación, educación y entrenamiento de alto nivel, y están preparados para ejercer este conocimiento y habilidades en el interés hacia otros individuos.

Profesionalismo

El profesionalismo es la capacidad de los individuos y de las instituciones para desarrollar una actividad de calidad, comprometida con los beneficiarios del cambio en un ambiente de colaboración. Se utiliza para describir a todas aquellas prácticas, comportamientos y actitudes que se rigen por las normas preestablecidas del respeto, la mesura, la objetividad y la efectividad en la actividad que se desempeñe.
Es la consecuencia directa de ser un profesional, un individuo que tiene una profesión particular y que la ejerce de acuerdo a las pautas socialmente establecidas para la misma. Las pautas pueden ir desde aspectos físicos y de apariencia hasta actitudes morales y éticas.



Tipos de profesionalismos

2.1. Profesionalismo clásico

Se fundamenta en la comparación de la enseñanza con las profesiones con alto estatus social (medicina, derecho, etc.). Estas se caracterizan por tener un conocimiento profesional común o cultura técnica compartida, una ética hacia el servicio a los clientes y la auto-regulación por sus propias organizaciones.
Respecto a la característica de las profesiones de poseer una cultura técnica compartida, señala que los docentes de secundaria, en cierta forma cumplen este criterio, pues son expertos en la materia que enseñan. No es el caso de los profesores de primaria, al no poseer el conocimiento fuerte de una asignatura y apenas compartir concepciones técnicas y lenguajes sobre el desarrollo de los alumnos o el aprendizaje.
Jackson (1991) argumenta que el lenguaje que usan los profesores cuando hablan de su trabajo, es prácticamente el lenguaje común. Además, los docentes lo que realmente valoran en su trabajo es la experiencia práctica, no la teoría científica en que se basa. Por lo tanto, la enseñanza ni es técnica ni compartida, y no cumple este requisito para ser una profesión.
Frente a esta situación se intenta articular un conocimiento propio de la enseñanza donde se pueda situar su carácter práctico y experiencial en términos más científico-técnicos, como paso necesario para su consideración como profesión. Es el caso del programa de Shulman (1987:8) de búsqueda del conocimiento esencial de la enseñanza, cuya principal aportación es el concepto de CDC que el propio Shulman define como...la especial amalgama de contenido y pedagogía, exclusiva de los profesores y que representa su especial forma de comprensión profesional. Este conocimiento diferencia los profesores noveles de los experimentados, y puede ayudar a situar el conocimiento intuitivo y práctico de los profesores en una forma codificada de conocimiento profesional y comparable que desarrollaremos en el siguiente capítulo.

2.2. Profesionalismo flexible

Si en el modelo clásico la base de la profesión se sitúa en el conocimiento científico como señalamos en el punto anterior, en la concepción flexible de la profesionalización la clave está en la cultura de colaboración que surge en las comunidades de prácticos. Así, dado que el conocimiento científico base sobre la educación –entendido en el sentido que tiene en las ciencias naturales- presenta problemas epistemológicos, se promocionan comunidades de profesionales que trabajan colaborativamente. Estas comunidades profesionales trabajan en sus contextos particulares, sobre sus áreas específicas, compartiendo sus problemas e inquietudes de forma dialogada y con vistas a la mejora de su labor docente. Esta mejora de su función docente se produce mediante la construcción compartida de los significados de su práctica profesional.
Aunque a veces se han quedado en un mero intercambio de trucos y consejos prácticos, más que en una reflexión sobre su propia práctica, o han sido controladas y colonizadas por burocracias educativas encerrando a los docentes en una “colegialidad

2.3. Profesionalismo práctico

El profesionalismo práctico intenta dar dignidad y estatus al conocimiento práctico que las personas tienen de la tarea que  realizan. La validez y pertinencia de la experiencia docente, en otros momentos vista como una debilidad de la profesión, es considerada como fundamental y una fuente válida de conocimiento, más allá de la oposición teoría-práctica.
Como nos recuerdan Elbaz (1990), Connelly y Clandinin (1988), las rutinas y el conocimiento que tienen los profesores de cómo hacer su trabajo (explicar los contenidos, enseñar  estrategias, crear un clima de trabajo en clase, relacionarse con los padres y con otros compañeros, etc.) constituyen el conocimiento práctico personal o conocimiento del oficio.
El concepto de enseñanza como práctica reflexiva Schön (1998), descrita como la capacidad y habilidad de emitir juicios razonables en situaciones interactivas e inciertas, muestra la idea de profesionalismo desde esta perspectiva práctica. El énfasis puesto en la reflexión de los profesores, en el compartirlas y hacerlas explícitas se sitúa como el argumento principal de la profesionalización desde esta orientación. Esta visión práctica y reflexiva de la docencia, desafía la idea de un profesionalismo basado en la posesión del conocimiento académico -ubicado en las estructuras universitarias- como garantía de profesionalización de los docentes. En su forma crítica, conecta la reflexión práctica de los docentes con temas más amplios de igualdad y justicia social.
A pesar del interés suscitado y del atractivo de sus argumentaciones, presentan problemas a dos niveles; en primer lugar, no todo el conocimiento práctico personal es valioso desde el punto de vista educativo y social (por ejemplo, las imágenes de las experiencias del profesor en su etapa como alumno). En segundo lugar, el excesivo énfasis en la práctica diaria del profesor (“la práctica solo hace práctica” como nos recuerda Montero (2001), puede conducir a un abandono de los compromisos morales amplios con los proyectos sociales, para centrarse en aspectos como las competencias técnicas y las habilidades  pedagógicas.
Este excesivo enfoque hacia temas curriculares y el alejamiento del conocimiento universitario -con las posibilidades de acercamiento a la investigación independiente, a la crítica intelectual y a la comprensión de otros profesores en otros contextos-, puede convertir el conocimiento práctico, en conocimiento “parroquial”.
2.4. Profesionalismo expandido

Una cuarta idea sobre la profesionalización docente se nos presenta en términos de contraposición entre expansión y regresión. De forma un tanto maniquea se presenta la imagen de un profesional en regresión como limitado al aquí y ahora, con habilidades derivadas de la experiencia, con los acontecimientos de clase percibidos aisladamente, concibiendo la metodología como introspección, valorando la autonomía individual, con escasa participación en actividades distintas de las profesionales, poca lectura de temas profesionales o limitada exclusivamente a actividades prácticas. En definitiva, la profesión de la enseñanza es vista como una tarea de naturaleza intuitiva.
En contraposición, el profesional expandido deriva sus conocimientos de la relación  entre teoría y práctica, la perspectiva del profesor va más allá de la clase, para abrazar el contexto social más amplio de la educación; los sucesos de clase se perciben en relación a otros aspectos de la escuela, compara su metodología con la de otros, da gran valor a las actividades profesionales, lee literatura profesional, asiste a actividades de formación teóricas y prácticas. En definitiva, la profesión de enseñanza es vista como una actividad racional, no intuitiva.
Si bien las reformas educativas, en sus enunciados abogan de forma explícita por un profesionalismo expansivo, no está claro que las actuaciones posteriores que las desarrollan, obtengan los resultados pretendidos. Goodson y Hardgreaves (1996) se inclinan más por el término profesionalismo dilatado, producto de la participación más o menos obligatoria en mayor número de actividades y reuniones de planificación colectiva, que del auténtico compromiso que implica el profesionalismo expandido.

2.5. Profesionalismo complejo

El argumento que fundamenta esta quinta orientación de la concepción del profesionalismo docente se basa en que las profesiones deberían juzgarse por la complejidad del trabajo que realizan, situando la enseñanza en esta categoría. Esta complejidad se apoya en que se necesitan habilidades de resolución de problemas, la implementación de estrategias de aprendizaje cooperativo y habilidades de pensamiento complejo.
Todos los profesores deben ser líderes de sus estudiantes y, como tales, conducir procesos de gran complejidad; como nos señala Sykes (1990, 20), deben ser “trabajadores eruditos, experimentados, reflexivos, comprometidos y enérgicos” Para estimular y apoyar el trabajo de los profesores en su afán de manejar la complejidad de su trabajo, se debe construir una cultura de profesionalización en las escuelas. Lo que parece evidente es que la complejidad de la labor docente es un elemento clave para la profesionalización, y además constituye la clave para prolongar el período de preparación profesional. Queda por determinar si el incremento de tareas complejas (tareas de gestión de clase, resolución de problemas, trabajo cooperativo, etc.) va en detrimento de otras áreas del trabajo docente más morales y  comprometidas con valores (como el contenido y propósito del currículo y su relevancia para la vida de los alumnos) y que parecen escapar del control de los profesores.
También parece interesante preguntarse si la creciente complejidad del trabajo docente, si le añadimos el fenómeno de la intensificación (Montero, 1999), es un estímulo hacia la profesionalización docente, o por el contrario todas estas demandas hacia el profesorado se realizan a costa de su salud, vidas y mantenimiento del estatus. La opción de quedarse encerrado en el aula, o cerrar la puerta, como nos recuerda Contreras (1997) y que otros agentes se preocupen del contacto con la comunidad, reduciendo el rol de toma de

La Profesionalización 

Es el proceso social por el cual cualquier comercio, u ocupación en el mismo, se transforma en una verdadera profesión de la más alta integridad y competencia." Este proceso tiende a implicar el establecimiento aceptable de cualificaciones de una Asociación o Colegio profesional para supervisar la conducta de los miembros de la profesión y un cierto grado de demarcación de los así calificados de los clasificados como amateurs. Esto crea una división jerárquica entre el gobierno autorizado de los perfiles profesionales y la diferente ciudadanía." Esta demarcación se denomina a menudo "cierre ocupacional", ya que significa que la profesión se encuentra cerrada a la entrada de forasteros, aficionados y de no cualificados: una ocupación estratificada "definida por la demarcación del grado profesional."El origen de este proceso se piensa que ha estado presente en los gremios de comerciantes durante la Edad Media, cuando lucharon por los derechos exclusivos para la práctica de sus oficios como jornaleros y la participación de aprendices no remunerados.
Las profesiones también poseen poder, prestigio,altos ingresos, alto estatus social y privilegios; sus miembros, en poco tiempo, llegan a formar una clase de élite donde las personas, alejadas en cierta medida de la gente común, ocupan una posición elevada en la sociedad: "una pequeña élite ... una estructura jerárquica de sistema social: un sistema de clasificación de órdenes y clases."
El proceso de profesionalización tiende a establecer un grupo de normas y de conducta de cualificación de los miembros de la profesión y también tiende a insistir en que los miembros de la profesión actúen en "conformidad con dichas normas." y cumplir, más o menos estrictamente, con los procedimientos establecidos y de cualquier código de conducta acordado, que son vigilados por Colegios profesionales, para "asegurar la acreditación en conformidad con las expectativas generales de la profesión."


Diferencia entre profesionalismo y profesionalización:

El profesionalismo hace referencia a la manera de conducirse dentro de una ocupación; por ejemplo, los valores instrumentales que guían el comportamiento, tales como la honestidad y la puntualidad, mientras que la profesionalización hace referencia al proceso por el cual la persona se convierte en un profesional, o la ocupación en una profesión, señalando así una socialización en la profesión por  medio de alguna ruta educativa, ritos de paso, etc.
La profesionalización tiene que ver con el estatuto social de la profesión, la autonomía, valor, presencia y capacidad de influencia que una profesión tenga en la sociedad. También tiene que ver con el ordenamiento de la profesión, sus normas externas, las decisiones políticas que las afectan, sin embargo el profesionalismo es la capacidad de los individuos y de las instituciones en las que trabajan para desarrollar una actividad de calidad, comprometida con los clientes y en un ambiente de colaboración.

7 comentarios:

  1. Algo que me llamo la atención es que todos debemos saber ¿Por qué es importante tener una profesión?
    Permite tener un mayor entendimiento general del universo, del ser humano, de la naturaleza y de las leyes por las que se rigen
    - Permite conocer las vanguardias tanto regionales como internacionales en materia social, cultural, económica, tecnológica, educativa, lingüística, laboral y demográfica
    - Brinda una cultura más global y diversificada
    - Permite desarrollar habilidades de socialización que servirán para tratar adecuadamente a distintos tipos de personas en diferentes ambientes
    - Favorece la obtención de conocimientos y el desarrollo de habilidades laborales específicos de un área profesional determinada que permiten “ser apto” para llevar a cabo labores que no cualquiera puede realizar
    - Ayuda a obtener empleos mejor remunerados y con mejores condiciones laborales en la actualidad.

    Me gusta la parte donde dice que las profesiones son la que requieren de un conocimiento especializado, esto es indiscutible, ya que ninguna persona que esté capacitado en un área no puede ejercerla una que no le corresponda porque los resultados no serán buenos. Es lamentable que en la sociedad actual los profesionales no están dando el todo por el todo en la hora de realizar efectivamente su trabajo sea cual sea.

    lidez Divanna Ruiz Vilorio

    ResponderEliminar
  2. Contribuyendo a lo que dice mi compañera Lidez, estoy muy de acuerdo, ya que pienso que la profesión brinda varios beneficios y oportunidades al ser humano como lo mencionó mi compañera, por lo tanto el que cuenta con una profesión también debe brindarle beneficios a la sociedad, comunidad, empresa y país en que vive.
    Algo que no puedo dejar de mencionar que llamo mi atención es que la profesión exige algo muy importante, y es tenerla no es solo obtener un título, es poseer los conocimientos necesarios para representar esa carrera ante una sociedad que necesita profesionales para nos eduquemos día a día.
    ORGALIDIA JOSÉ KELLY

    ResponderEliminar
  3. En la cuarta definición de profesión, que dice que es aquella que requiere de un conocimiento especializado, una capacitación educativa de alto nivel, entre otros elementos que menciona, yo le agrego que una profesión es aquella que requiere también de vocación, tolerancia, amor por la misma y mucha ética. Pues considero que para que una profesión sea proyectada como tal debe ejercerse de la mejor manera y con mucha conciencia.
    JUANA MORFA SOLIVER

    ResponderEliminar
  4. Es importante saber que es una profesión mucho la consideran como estudiar una carrera y ya por eso soy profesional. Pero no es así porque como vemos lo que nos dice al principio es aquella que se llega a ejercer y a cambio se recibe una retribución económica y se tiene un conocimiento especializado y una capacitación en la misma.

    Me llama mucho la atención la parte que habla sobre la diferencia entre profesionalismo y profesionalización muchas veces escuchamos estas palabra y pensamos que son los mismo pero no es así porque como vemos el profesionalismo no es más que la forma de nosotros conducirnos dentro de una ocupación como son los valores que debe de tener una persona la honestidad, puntualidad entre otros y la profesionalización hace referencia al proceso por el cual una persona de convierte en un profesional.

    NICAURY STEPHANIA VARGAS REYES

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. En la última parte del material que trata del profesionalismo y la profesionalización, entiendo que la profesionalización a diferencia del profesionalismo es el proceso en el que las personas se capacitan para desarrollarse en determinada carrera y dar lo mejor de sí en la misma. Debo destacar que estos procesos de profesionalismo y profesionalización son paralelos, pues para demostrar un verdadero profesionalismo es necesario estar en constante capacitación, conscientes de que las cosas cambian a medida que va pasando el tiempo.
    JUANA MORFA SOLIVER

    ResponderEliminar
  7. Es muy importante para mí resaltar que me llama mucho la atención la primera parte de la entrada, donde dice que las profesiones son aquellas que requieren de un conocimiento especializado, organización propia, espíritu de servicio a la comunidad y elevadas normas ética; por la sencilla razón de que un verdadero profesional debe estar siempre dispuesto a colaborar para la mejora de la comunidad y de tal modo ser un ejemplo a seguir, no solo por sus conocimientos, sino también por sus actuaciones.

    LOIDY JAZMÍN LÓPEZ SANTANA

    ResponderEliminar